PROBLEMAS DE PIEL MÁS COMUNES EN LOS PERROS

Los propietarios de perros consultan a sus Veterinarios acerca de los problemas de piel más que acerca de cualquier otro grupo de enfermedades o males. La piel de los perros es casi tan sensible como la de las personas, y ambas sufren prácticamente las mismas dolencias (aunque la incidencia del acné en perros es muy rara). Debido a esto, la dermatología se ha convertido en una especialidad practicada por muchos Veterinarios.
Como muchos de los problemas de piel tienen síntomas visuales casi idénticos, se requiere la habilidad de un dermatólogo Veterinario experto para identificar y curar muchos de los desórdenes cutáneos más graves. Las tiendas de mascotas venden varios tratamientos para los problemas de la piel, pero la mayoría están dirigidos a los síntomas y no a problemas subyacentes. Sin su perro sufre algún problema cutáneo, debería usted buscar ayuda profesional tan pronto como sea posible. Como sucede en el caso de todas las enfermedades, cuanto antes se identifique y se trate un problema, más éxito tendrá la curación.

PICADURAS DE PARÁSITOS

Muchos de nosotros somos alérgicos a picaduras de insectos. Nos hacen sentir prurito, nos provocan una hinchazón e incluso se pueden infectar. Los perros experimentan la misma reacción contra las pulgas, las garrapatas y/o ácaros. Cuando Usted siente el picotazo del insecto, tiene la oportunidad de apartarlo de un manotazo. Desgraciadamente, cuando nuestro perro es picado por una pulga, una garrapata o un acaro, solo se puede rascar o mordisquear, para cuando el perro ha sido picado, el parásito ya ha hecho un daño. Quizás también haya puesto huevos que causarán más problemas posteriormente, en un futuro cercano, el prurito ocasionado por las picaduras de los parásitos es probablemente debido a la saliva inyectada en el lugar donde éstos chupan la sangre del perro.

PARÁSITOS EXTERNOS

De todos los problemas que afectan a los perros, ninguno es tan bien conocido y frustrante como el de las pulgas. Las infestacionespulga 2 provocadas por las pulgas son relativamente fáciles de resolver, pero son difíciles de prevenir. Los parásitos internos son un poco más difíciles de eliminar, pero más fáciles de controlar.

PULGAS

Para controlar una infestación por pulgas debe usted conocer su ciclo vital. La gente cree que las pulgas son un problema veraniego, pero las casas con calefacción central han modificado bastante esos patrones y pueden encontrarse en cualquier época del año. El método más efectivo para controlar las pulgas es un enfoque a dos bandas: una fase consiste en eliminar las adultas y la otra en controlar el desarrollo de las pre adultas. Desgraciadamente no existe ningún fármaco que por sí solo sea efectivo contra todas las etapas del ciclo vital.

ciclo vital de la pulgaEtapas del ciclo vital: Durante su vida, las pulgas pasarán por cuatro etapas: huevo, larva, pupa y adulto. La etapa adulta es la más visible e irritante de su ciclo vital y ésta es la razón de por qué la mayoría de los productos para controlarlas se concentran en esa fase. La realidad es que las pulgas adultas representan sólo el 1% de la población total, y que el 99% restante está presente en forma de las etapas pre adultas (esto es: huevos, larvas y pupas) Las etapas pre adultas son difícilmente visibles a simple vista.

El ciclo vital de la pulga: Los huevos son puestos sobre el perro, generalmente en cantidades de unos 20 ó 30, varias veces al día. La pulga hembra adulta debe alimentarse de sangre justo antes de cada sesión de puesta de huevos. Justo después de su puesta, éstos quedarán pegados al pelo del perro, ya que todavía están húmedos. De todas formas, se secan pronto y caen del perro cuando corretea o se rasca. Muchos huevos caerán en la zona favorita del perro, o en un área donde éste pase mucho tiempo, como por ejemplo su cama. Una vez que los huevos caigan del perro a la alfombra o a los muebles, eclosionarán para pasar a ser larvas. Esto les lleva de 1 a 10 días. Las larvas no son particularmente móviles y, generalmente, sólo se desplazarán unos centímetros del lugar donde eclosionaron. De todas formas, tienen tendencia a alejarse de la luz y de los lugares donde haya mucho tránsito. Lugares comunes donde encontrar grandes cantidades de larvas de pulgas son debajo de los muebles u detrás de las puertas.

Estas larvas se alimentan de materia orgánica muerta, incluyendo las heces de las propias pulgas, hasta que estén preparadas para transformarse en adultas. Las pulgas generalmente permanecerán en la fase de larva unos siete días. Después de este periodo las larvas crisalidarán para transformarse en pupas o crisálidas protectoras. Mientras se encuentran dentro de la pupa, las larvas sufren una metamorfosis y se transforman en pulgas adultas. Esto puede llevarles tan solo unos pocos días aun que las pulgas adultas pueden permanecer dentro de la crisálida esperando al momento de su eclosión hasta dos años. Las pupas reciben la señal para eclosionar a partir de ciertos estímulos, como la presión física (que la pupa sea pisada, por el calor de un animal que se encuentre encima de ella, o debido a un incremento en los niveles de dióxido de carbono y de las vibraciones), que indicarían que hay un hospedador adecuado a su disposición.
Una vez eclosionado, la pulga adulta debe alimentarse antes de que pasen unos pocos días. Una vez que haya encontrado un hospedador, no lo abandonará voluntariamente. Sólo será eliminada mediante acicalado o debido a que el animal se raque. La pulga adulta permanecerá sobre el hospedador durante toda su vida a no ser que sea sacada de ahí por la fuerza.

mezclas toxiasTratamiento en torno al perro: el tratamiento contra las pulgas debería consistir en un ataque por dos frentes. Esto incluye las alfombras y los muebles, especialmente el lecho del perro y las zonas que se encuentran debajo de los muebles. El entorno debería tratarse con un aerosol para el hogar que contenga un regulador del crecimiento de los Insectos (RCI) y con insecticida que mate a las pulgas adultas. La mayoría de los RDI son efectivos contra los huevos y las larvas. De hecho imitan a las propias hormonas de las pulgas y evitan que los huevos y las larvas se desarrollen y transformen en pulgas adultas. Actualmente no se dispone de tratamientos para atacar la fase de pupa dentro del ciclo vital de la pulga, así que se utiliza un insecticida contra las pulgas adultas para matar a las recién eclosionadas antes de que encuentren un hospedador. La mayoría de los RDI son activos durante muchos meses, mientras que los insecticidas que atacan a las pulgas adultas solo son activos durante pocos días. Cuando esté efectuando un tratamiento con un aerosol para el hogar, es buena idea pasar la aspiradora antes de aplicar el producto. La segunda etapa del tratamiento consiste en aplicar un insecticida para las pulgas. Tradicionalmente éste se aplicaría en forma de un collar o de un aerosol, pero las innovaciones más recientes incluyen los insecticidas digestibles (vía oral) que envenenan a las pulgas cunado ingieren la sangre del perro. Como alternativa existen unas gotas que al aplicarlas sobre la nuca del animal se difunden por toda su piel y pelaje para así matar a las pulgas adultas.

GARRAPATAS Y ÁCAROSgarrapata

Aunque no son tan comunes como las pulgas, las garrapatas y ácaros se encuentran por toda la zona tropical y templada del mundo. No pican como las pulgas, si no que arponean. Entierran su afilada probóscide (nariz) en la piel del perro y beben su sangre, que es su único alimento. Debido a ello, los perros pueden verse afectados por la enfermedad de Lyme la fiebre punteada de las Montañas Rocosas (que normalmente sólo se da en EE.UU.), la parálisis por garrapatas, y muchas otras enfermedades. Tanto garrapatas como ácaros pueden vivir allá donde se encuentran las pulgas, y también les gusta esconderse en grietas y ranuras de las paredes. Se controlan de la misma manera que se controla a las pulgas. La garrapata Dermacentor Variabilis puede que sea la más frecuente del perro en muchas áreas geográficas, especialmente en aquellas en las que el clima es cálido y húmedo.

SARNA

Los ácaros provocan una irritación cutánea llamada sarna. Algunos ácaros son contagiosos , como los del genero Cheyletiella, los ácaros del oído, la serna sarcóptica (roñosa o contagiosa), la sarna psoriasiasiforme y la sarna provocada por las niguas. Los ácaros del oído, suelen controlarse con líndano, que sólo puede ser administrado por un veterinario, al que seguirá un tratamiento con tresaderm (tibendazol, dexametasona y sulfato de neomicina) en casa.
Es esencial que su perro sea tratado contra la sarna lo más rápidamente posible, ya que algunas formas de ella se pueden transmitir en las personas.

Fuente: Pastor Belga, Dr. Robert Pollet

01.12.2014 | en Temas | por admin | 0 Comentarios | etiquetado con , ,