Obediencia canina

obediencia

La obediencia canina consiste en adiestrar perros para que hagan ciertos ejercicios cuando se les da la señal u orden correspondiente. A veces se confunde obediencia canina con adiestramiento canino porque la primera es la forma más común de adiestramiento. Sin embargo, no son sinónimos, sino que la obediencia es una parte del adiestramiento. Existen diferentes exigencias para el adiestramiento en obediencia según cuál es el objetivo que se persigue. Es decir que el adiestramiento en obediencia canina será diferente si se entrenan perros que realizan trabajos en la vida real (perros de búsqueda y rescate, perros de policía, etc.), perros deportivos (schutzhund, agility, etc.) o perros mascota.

Obediencia básica

Acudir cuando se le llama, no pedir comida en la mesa, no subir a la cama de sus dueños o pasear de manera correcta por la calle son algunas de las situaciones que distinguen a un perro educado de uno que no lo está. Desde que el perro llega a casa, hay que dejarle claro qué se espera de él, conseguir que acate ciertas normas y obedezca órdenes sin problema. La convivencia satisfactoria con el perro se basa en gran parte en educar de manera correcta al animal, de forma que acepte órdenes como acudir cuando se le llama o no traspasar los límites que se le imponen.

Situaciones tan cotidianas como llamar al perro para que acuda, conseguir que obedezca cuando se le dice “no” o que camine de manera correcta durante el paseo son los caballos de batalla de muchos dueños y los pilares básicos del manual de obediencia canina. El hecho de que el perro acuda cuando se le llama es importante y necesario, la orden para que el perro acuda a nuestra llamada debe pronunciarse con claridad y acompañada de gestos que la apoyen. La palabra que indica la orden de acudir debe ser siempre la misma para que el perro la asocie con la acción correcta.

Una vez que el perro obedece la orden, hay que recompensarle cuando llega a nuestro lado. Algunos otros ejercicios como ordenar al perro sentarse o enseñarle a pasear correctamente con la correa son tan solo algunos ejemplos de la obediencia canina básica.

Obediencia avanzada

Pueden acceder a este nivel todos los perros que ya tienen una obediencia básica. El nivel avanzado sirve para tener un mayor control sobre el perro en cualquier situación y para reforzar la relación perro-guía.

En el nivel avanzado se perfeccionan todos los ejercicios de obediencia básica (sienta, tumba, quieto, llamada, junto) bien sea en la forma, la distancia, el tiempo o la velocidad y ya no se hace uso de la correa.

La generalización de la conducta permitirá que tu perro responda a tus órdenes en diferentes ambientes y circunstancias.

Referencias: